Es probable que uno de los momentos más emocionantes que puede tener un propietario de mascota es realizar el cepillado o corte de pelo. Si alguna vez has tenido una mascota que ha permanecido contigo durante mucho tiempo, has notado su evolución, y es seguro que te has percatado la forma en que su pelo crece de igual manera.

Al principio, puede ser un poco complicado porque pasar de unos cuantos mechones de pelo –que pueden ser fácilmente lavados con poco jabón– y luego tener que lavar una mayor cantidad de pelo, así como utilizar el doble de jabón y más agua, pues ya no suena tan divertido.

Es por ese motivo que debes de considerar oportunamente el corte de pelo. De esta manera lograrás brindarle una mejor higiene, y además tendrás una mayor eficiencia en tus tiempos.

Con un pelo lavado y (ligeramente) recortado lograrás realizar un mejor cepillado, pero además es importante señalar que si tu mascota tiene pequeñas capas de cabello seco es necesario que la retires con el baño y el corte previo, así lograrás cepillarlo de manera sencilla y sin dolor.

Otro punto importante para realizar un cepillado adecuado es contar con un utensilio conveniente con las características de tu mascota, es decir, si hablamos de que tienes un perro con un pelaje bastante largo, será prudente que asistas con tu veterinario para que él sea el especialista que te recomiende el tipo de cepillo que debes usar, con la finalidad de que no lastimes la piel de tu mascota, ya que algunos cepillos son de diversos materiales y tamaños. Por ejemplo, encontrarás cepillos para perros de pelo corto, medio, largo, así como cepillos para eliminar el pelo muerto del perro. 

Por tanto, para lograr un cepillado adecuado para tu mascota recuerda que antes de realizarlo es importante realizar un lavado y un recorte para que de esta manera el cepillo se deslice fácilmente, y tu mascota no sufra ningún dolor debido a los jaloneos que se pueden producir si su pelo se encuentra seco y en mal estado.

Te recomendamos: