A últimas fechas, las campañas para fomentar la adopción de una mascota doméstica han ido en aumento, esto debido a la sobrepoblación que hay en México de ciertos animales como los perros.

No obstante, cuando una persona ha decidido tener una mascota, lo más común es que acuda a un negocio formal apara elegirlo y comprarlo, o bien recurrir a un particular que le proporcione un perro de una raza específica.

Lo que suele suceder, en la mayoría de las dos situaciones, es que al momento de cerrar el trato se hace una transacción y, luego de eso, la mascota es entregada a su nuevo dueño. No obstante, en ese proceso no es común que se ofrezca información detallada del animal o sobre cómo se le cuidaba en ese lugar, previo a la compra.

Para que se conozca más sobre la mascota elegida y haya más certeza de la relación comercial entre el dueño y negocio, es necesario que como consumidor en México se reciban ciertos datos que el establecimiento está obligado a proporcionar.

En un lapso de 60 días, a partir de hoy, entrará en vigor una modificación a la norma oficial mexicana (NOM-148), la cual obliga a los negocios y particulares a proporcionar información específica sobre los animales que están por vender, así como las condiciones en que han sido criados y cuidados., mismas que deberán ser presentadas ante la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

De acuerdo con esta modificación que en breve entrará en vigor, se estipula lo siguiente:

  • Tanto en el contrato de compra-venta como en la información comercial que los vendedores deben proporcionar a los clientes, se debe estipular el precio de la mascota, raza, garantía de la transacción, número telefónico y horarios de atención para que un cliente pueda solicitar asesoría o emitir una queja.
  • El proveedor debe exhibir en el establecimiento las obligaciones que tiene con las mascotas sobre brindarles un trato digno y respetuoso.
  • Cada negocio debe exponer 5 libertades de reconocimiento mundial hacia los animales de compañía: libre de hambre, sed y desnutrición, libre de angustias y miedos; de dolor, lesiones o enfermedades; de incomodidades físicas o térmicas y libre para manifestar pautas propias de comportamiento.
  • Recibir información donde se comunique si la mascota ha sido vacunada, desparasitada, y también recibir la factura de compra.
  • El negocio debe proporcionar una guía de la raza del animal con datos generales, tanto en texto como ilustrada.
  • También debe exponer ante el cliente datos como talla del animal, qué medidas alcanzará en su edad adulta, tiempo de vida estimado, si ha sido esterilizado o no, entre otras características de la raza.