La diabetes, en las personas, es una enfermedad que surge cuando el cuerpo no produce ni usa la hormona de insulina de manera adecuada. Hace algunos años se pensaba que los adultos solo eran capaces de producir tal enfermedad, pero estudios recientes muestran que los niños también son propensos.

Mientras que en los perros, la diabetes hace que la mascota tenga niveles de azúcar en sangre demasiado altos. De acuerdo con la Clínica Veterinaria San Jorge, la “diabetes mellitus” aparece cuando el páncreas no produce suficiente insulina o cuando las células no pueden usar la insulina para coger azúcar. La insulina es una hormona que se produce en el páncreas y permite a las células coger azúcar (glucosa) de la sangre y usarla para funcionar.

Algunos de los síntomas de la diabetes canica son: Poliuria, orina demasiado; Polidipsia, bebe demasiada agua; Polifagia, mayor apetito a pesar de la pérdida de peso y Letárgia, es decir, que el animal es poco activo. 

La Asociación Americana de Medicina Veterinaria (AVMA, por sus siglas en inglés), señala que la diabetes es bastante común en la mascotas de avanzada edad, pero también puede aparecer en aquellas más jóvenes. Sin embargo, a pesar de la edad, se puede llevar a cabo un control y tratamiento con dieta y ejercicio adecuado para proporcionar estabilidad en la calidad de vida de la mascota.

Cabe señalar que la diabetes canina se presenta en la mayor parte de las ocasiones en hembras. Sin embargo, el factor principal que desencadena el desarrollo de la diabetes es la obesidad. 

En este sentido, los perros y gatos con diabetes por lo general requieren un tratamiento vital con dietas especiales para mantener sus niveles de azúcar estables.

Te recomendamos: