¿Quieres tener un xoloitzcuintle?, considera estos tips para cuidarlo

Al no tener pelo sobre la mayor parte de su cuerpo, es recomendable que se tenga especial cuidado y siempre mantenerlo aseado.

15

Si hay un perro que guarda un misticismo, tradición y que ha sido motivo de orgullo en México es el xoloitzcuintle, animal que guarda un gran valor debido a su relación con la época prehispánica.

De acuerdo con la Federación Canófila Mexicana A.C., este animal es considerado el perro del dios Xólot, deidad que está relacionada con la dualidad, además de encargarse de ayudar a las almas durante su recorrido hacia el inframundo, a lo que se conoce como Mictlán.

Según esta federación, existen dos razas endémicas de este perro: el chihuahueño en sus dos variedades (pelo largo y corto), así como el xoloitzcuintle en sus tres variedades de tamaño: miniatura, mediano y estándar.

Hasta el momento no se trata de una raza que se busque como moda, sino más bien se adquiere por su valor histórico, pues es una raza que ha sobrevivido por siglos y que, hoy en día, esta libre de peligro de extinción, de acuerdo con dicha federación.

Cómo cuidar a un perro xoloitzcuintle

Muchos mitos e ideas se tienen no solo sobre su origen y relación con las culturas prehispánicas de México, sino también acerca de los cuidados que este perro requiere.

Al respecto, la cuidadora y criadora de estos animales, Renata Magaldi Lara, afirma que a pesar de no tener pelo, al ser animales con uno o dos niveles de temperatura, no requieren de abrigos necesariamente, aunque en épocas de frío es necesario que se mantenga lubricada su piel con cremas que no tengan perfume y que cuenten con un elemento protector estilo bloqueador solar, acción que debe llevarse a cabo durante todo el año, esto con la finalidad de que su epidermis no presente resequedad y así evitar grietas.

Al bañarlos, la cuidadora sugirió usar un jabón dermatológico, así como agua templada, sin usar estropajos que puedan raspar o irritar la piel, por lo cual recomendó la utilización de una esponja.

Por no tener pelo, la luz del sol podría afectarle si se encuentra mucho tiempo bajo altas temperaturas, por lo cual se sugiere sacarlo a pasear cuando la luz solar no sea intensa.