Los perros o gatos son de las mascotas más apreciadas en todo el mundo, tanto que son las dos especies que más tienen las personas en distintos países, esto gracias a sus características, comportamientos y a la relevancia que han tomado en la vida de los seres humanos.

Desde saltar, correr a grandes velocidades, escabullirse por espacios estrechos y ser excelente compañía, son algunas de las características que distinguen a estos dos animales, acciones que no siempre resultan gratas para algunas personas.

Aun cuando la violencia hacia los animales está prohibida y existen diversas organizaciones que defienden sus derechos, así como leyes que buscan protegerlos, existen personas que simplemente no guardan respeto ni cariño hacia lo perros o gatos, llevándolas a actos reprobables como un envenenamiento de un perro o gato.

De acuerdo con Ylena Márquez, académica de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), existe una amplia variedad de sustancias tóxicas que resultan en extremo peligrosas no solo para las mascotas, sino también para los humanos, entre las que destacan el fósforo de zinc y anticuagulantes, mismas que son utilizadas en la elaboración de raticidas, insecticidas y fungicidas, productos con los que un perro o gato puede entrar en contacto y envenenarse, incluso si no ha sido esta la intención de la persona que los usó.

Independientemente del porqué de la presencia de estas sustancias tóxicas, el hecho es saber que si existe un envenenamiento ocasionado por éstas, la especialista señaló que es preciso determinar si fue con una dosis baja, algo que no necesariamente podría matar a la mascota y ser curable.

Medidas ante un envenenamiento de mascotas

Si hay una sospecha de que el perro o gato han ingerido una sustancia o producto tóxico y que pone en riesgo su vida, la experta de la UNAM sugiere las siguientes medidas de acción para salvaguardar la integridad física de su mascota:

  • Preservar la propia vida, es decir, evitar un acercamiento con el perro o gato, sin tomar precauciones, ya que la experta señala que los gases que las mascotas envenenadas con dichas sustancias pueden exhalar gases que podrían afectar seriamente la salud de los dueños. Por ello propone que se investigué qué sustancia o producto ingirió, antes de estar en contacto con su mascota.
  • Comunicarse con un veterinario y ponerlo al tanto de la situación para que dé indicaciones de cómo tomar al animal y llevarlo a revisión médica.
  • Cubrirse las manos con guantes y llevar al perro o gato hacia la clínica veterinaria para su correcto diagnóstico y tratamiento que logre salvarle la vida.

Para evitar una situación como esta, es importante, explica Ylena Márquez, desechar productos que puedan intoxicar a las mascotas o dejarlos fuera de su alcance.

Te puede interesar: ¿Crees que tu perro padece osteoartritis? Pon atención a estos síntomas

Si se sale a pasear, llevarlo con correa ya que los envenenamientos intencionados suelen darse mayormente cuando el perro va suelto en un espacio público.