Cuando se tiene en puerta un viaje, siempre hay cosas que pueden generar estrés; desde llegar a tiempo al aeropuerto o central de autobuses, hasta llevar consigo cierto efectivo que alcance. Sin embargo, tener mascota y no contar con la posibilidad de llevar al viaje, también puede ser algo preocupante.

Como ya se ha mencionado, tener un perro, un gato u otro tipo de animal doméstico, es ahora mucho más común, y verlos como un miembro más de la familia se ha vuelto algo más frecuente.

Y es justo esta nueva forma de concebir a estos animales lo que puede llevar a un dueño a entrar en un estado de preocupación y estrés intenso porque ha llegado la hora de elegir el lugar o personas con quien se habrá de dejar a la mascota.

Para evitar una situación de incertidumbre, a continuación se enuncian algunas personas y sitios donde un dueño de perro, por ejemplo, puede dejar mientras se realiza ese viaje.

  • Familiares: al ser personas allegadas a la mascota y dueño, resulta una opción casi lógica y muy usada por varias personas porque sugiere un mayor conocimiento sobre el perro o gato y su comportamiento, a diferencia de cuando se trata de una persona ajena.
  • Amigos: se puede solicitar a una amiga o amigo que se quede en casa del dueño, mientras éste regresa, así la mascota no tendrá que salir de su espacio y se sentirá más cómodo y contento de recibir visitas.
  • Hoteles o pensiones: en estos sitios se suelen ofrecer condiciones aptas para un perro o gato, las cuales puede ir desde áreas verdes para jugar, hasta una atención realizada por médicos veterinarios.
  • Veterinario de cabecera: al tratarse del médico que ya es muy conocido, su trato para con el perro o gatos será mucho más cercano, y podrá reaccionar de manera efectiva, si es que llegara a ocurrir algo malo con la mascota.

Cuando se trata de un familiar o amigo, es importante que en ambos casos haya un amor y gusto por las mascotas, ya que esto contribuirá a que reciba un mejor trato y no extrañe tanto a su dueño, así lo señala el médico veterinario zootecnista de la UNAM, Miguel Alfonso Desachy Misset.

En el caso de pensiones y hoteles, se sugiere leer opiniones o preguntar a alguna persona que ha usado este tipo de servicios, todo ello con la intención de tomar la decisión más conveniente para los animales.