Cada perro requiere de una alimentación balanceada, que vaya acorde a sus necesidades y características.

Al día de hoy aún existen muchas personas que dan a sus perros las sobras de comida, bajo la creencia de que al ser un animal no debe tener una dieta como la podría llevar un ser humano, pero la realidad es que también estos animales requieren de nutrimentos específicos, así como cantidades determinadas de alimento, y más si lo que se desea es garantizarle una mejor calidad de vida.

En este sentido, es de suma importancia que cada dueño se encargue de conocer lo más posible a su perro para que, con base en sus características, elija la comida más adecuada.

Por una alimentación correcta de tu perro

Antes de tomar la decisión de comprar la primera bolsa de alimento que se vea en anaquel de un supermercado, se recomienda que el dueño de un perro tome en cuenta algunos puntos importantes.

De acuerdo con IAMS, toda buena nutrición debe tener alimentos que aporten proteínas, mismas que se pueden encontrar en carne de pollo. De igual forma requiere de grasas que habrán de proveerle energía, sin olvidar los alimentos altos en fibra para ayudar en su buena digestión, adicional a vitaminas y minerales.

Luego de revisar que la comida que se dará al perro tiene los nutrientes anteriores, el siguiente paso es considerar la talla, raza y edad.

Por ejemplo, perros como los Gran Danés y San Bernardo, aun cuando muestran un tamaño considerable, aún en su 18 meses se consideran cachorro, por lo que no se le puede dar un alimento para adultos, a pesar de que lo parezca, situación que contrasta con mascotas como los Bull Dogs o Chihuahuas que dejan de ser cachorros a los 10 meses de edad.

En el caso de un perro adulto, los dueños deben considerar su edad como un factor clave al elegir su alimento, el cual debe tener buen nivel de proteína e hidratos de carbono, esto con la finalidad de beneficiar su metabolismo, al tiempo que se evita un problema de obesidad.