La convivencia con las mascotas es una de las cosas más importantes para que el lazo emocional se fortalezca, además de que es parte del sano desarrollo de un perro o gato.

Ya sea en casa o en espacios abiertos, estar cerca de la mascota es crucial y necesario.

Pero estos casos no son los únicos en que se puede convivir con un gato, también los viajes representan una manera conveniente de hacerlo y de disfrutar de su compañía en otros ambientes.

Puedes consultar: ¿Quieres que tu gato este feliz en casa? 5 tips para lograrlo.

Sin embargo, ya sea que se trate de viajes cortos o de largos periodos de tiempo, es fundamental que se tomen ciertas medidas y precauciones para hacer que ese viaje en compañía de la mascota sea lo más ameno y confortable posible para ambos.

Entre las acciones que se pueden tomar en cuenta y hacer de ese momento una grata experiencia destacan los siguientes consejos:

  • Verifica el estado de su salud: antes de emprender cualquier tipo de viaje, verificar con un veterinario que el gato está sano.
  • Practicar haciendo viajes cortos para así aclimatarlo y evitar que se estrese.
  • Revisar que su placa cuente con los datos de contacto y así puedan llamar, en caso de un extravío.
  • Planear paradas y descansos en los que el gato pueda tomar agua y defecar u orinar.
  • Utilizar la transportadora para garantizar la seguridad de la mascota.
  • Para evitar que un contratiempo haga que experimente estrés, es importante llevar consigo juguetes o poner música que relaje tanto al gato como al dueño.
  • Antes de emprender el viaje, procurar jugar con el gato antes para que su estrés baje de nivel, se canse un poco y así opte por descansar o dormir durante el trayecto.

Te recomendamos: ¿Cómo llevar a un gato al veterinario sin generarle estrés?

Adicional a estos consejos se recomienda también que al salir del auto o medio de transporte, se evite dejar a la mascota dentro del vehículo, ya que ante altas temperaturas podría ponerse en riesgo su salud e incluso su vida.