¡No pongas en riesgo la salud de tu gato! Evita darle estos alimentos

Cuando se les proporciona una correcta alimentación a estos animales, disminuye el riesgo de que desarrolle ciertos padecimientos que pueden afectar considerablemente su salud.

151

La tenencia de mascotas en México ha incrementado considerablemente, por lo que la demanda de ciertos alimentos y demás productos para un perro o gato se ha elevado, al igual que los cuidados que se tienen con estos animales.

Al ser vistos como integrantes de la familia, más que como mascotas, garantizar su salud se ha vuelto prioridad para los dueños, lo cual ha generado que las empresas que producen alimento para mascotas se especialicen para así desarrollar nuevos productos que cubran las necesidades de cada perro o gato.

Y en lo que respecta este último animal, el director de Marketing de Mars Petcare, Alexandre Antonello, comentó en entrevista que la tenencia de gatos en el país ha ido en aumento, esto debido al estilo de vida de los mexicanos, así como por los espacios pequeños de los que dispone y también por un mayor gusto hacia estas mascotas.

Alimentos que no debe consumir un gato

Como se mencionó anteriormente, los gatos ya son parte de una familia, por lo que la convivencia con estos animales es más frecuente, y el cariño hacia ellos crece.

Una forma de demostrar ese aprecio es a través de una buena alimentación que garantice su buena salud.

Aun cuando existe variedad de productos en el mercado, puede darse el caso de que un dueño de gato primerizo vea viable darle a su mascota ciertos alimentos que, lejos de ayudarle, lo puedan perjudicar, debido a un desconocimiento.

Para evitar que la salud de un gato se vea afectada, a continuación se enuncian 5 alimentos que no le hacen bien a estas mascotas.

  • Huesos y restos de comida: pueden causar obstrucción y heridas en el aparato digestivo.
  • Vísceras: ocasionan un desbalance en sus niveles de calcio y fósforo.
  • Restos de pescado: podrían causar afecciones importantes, si no están limpios.
  • Lácteos: provocan diarrea.
  • Huevo: incrementa la probabilidad de padecer salmonella.