Hola amigos de TipsMascotas, esta sección está dedicada a las mascotas que forman parte de nuestras vidas. No importa el tamaño, tipo o edad de las mismas, si son acuáticas, terrestres o inclusive vuelan; ellas siempre serán parte importante de nosotros. Mándanos un correo a [email protected] para que tu mejor amigo salga en esta sección.

En esta ocasión te presentamos a Agüita, un poderoso Chihuahua de 8 años de edad. Su dueña Diana nos cuenta una anécdota que nos hace reflexionar:

Anécdota

Hola amigo, me llamo Agüita y soy un poderoso Chihuahua, todos los días en los que salgo a caminar con mi dueña, no falta la persona o niño que quiere acariciarme por mi tamaño y lo curioso que me veo. Lo que sea de cada quien soy amoroso, los niños me quieren mucho, aunque no así a los adultos.

En una ocasión un niño insistía mucho en tocarme, no sé como decirlo, era pesado, castroso, odioso, y mi dueña le advirtió que no me tocara ya que no eran cariñitos sino golpes; zapes, pues. Como saben, los de mi raza somos de carácter bastante impredecible, y pese a la advertencia, la mamá del niño ignoró lo que mi mamá humana le estaba diciendo al niño y sucedió lo que era evidente; me hartó y lo mordí.

Hubo todo un drama de la mamá, hasta escuché que querían sacrificarme a los dioses. Obviamente mi mamá humana me defendió, le mostró mi carnet con todas mis vacunas y bueno, mi mordida no había causado daño, solo un pequeño pinchazo.

Al final todos reaccionamos cuando nos sentimos fastidiados pero debemos entender que sobre advertencia, no hay engaño.