El 19 de septiembre México registró un sismo de más de 7 grados, el cual derivó en múltiples pérdidas tanto materiales como humanas, un evento natural que, entre la tragedia, logró unir a millones de mexicanos que participaron en diversas labores, incluidas la de rescate de personas. Y si de esta función se trata, Frida, la perrita labrador rescatista de la Secretaría de Marina (Semar), se ha jubilado el día de hoy.

En una ceremonia encabezada por el subsecretario de Marina, Almirante Eduardo Redondo Arámburo, a la cual acudieron diversos medios de comunicación, se le entregó una pelota color naranja como símbolo de su retiro y el comienzo de una nueva faceta fuera de las labores de rescate en desastres naturales y accidentes.

Previo al sismo registrado en México hace casi dos años, Frida ya había estado presente en el terremoto de Haití, suscitado en 2010, así como en el de Ecuador que aconteció en 2016, y también participó en el rescate e identificación de cuerpos, luego de registrarse una explosión en la Torre de Pemex en 2013, según informa la Semar.

Durante su trayectoria dentro de la Secretaría de Marina, Frida pudo rescatar con vida a 12 personas y logró localizar más de 50 personas fallecidas.

Hoy, a la edad de 10 años, 2 meses y 12 días, esta perrita rescatista se despide de sus funciones.

Foto: Santiago Arau.
Foto: Santiago Arau.

Tras el sismo del 19 de septiembre registrado en el centro de México, Frida cobró tal relevancia que actualmente existe un monumento en honor a su trabajo, y durante el proceso de labores de rescate en dicho desastre natural fue motivo para la creación de productos con su imagen, que tuvieron objetivos altruistas para apoyar a personas afectadas por el temblor, así como el personaje central de algunas campañas de marketing.

De acuerdo con información publicada por el diario The New York Times para América Latina, un perro rescatista suele recibir un entrenamiento inicial de entre 10 y 12 meses para que, a través del juego, sean capaces de detectar olores, incluso en circunstancias complicadas.

Además reciben cuidados especiales como baños cada 21 días, cepillado de al menos dos veces por semana, revisiones médicas cada mes, incluidos masajes para quitar tensión muscular y alimentos una vez al día, esto dado que de tener más comida en el estómago, y dadas sus actividades, podrían sufrir de torción gástrica, según mencionó Víctor García Moreno, veterinario de la unidad canina policial de la Policía Federal.

Te puede interesar: Estos son 6 consejos para que tu mascota llegue sano a la tercera edad.