Tal como sucede con los seres humanos, una mascota, ya sea perro o gato, llegará a una etapa de su vida en la que requerirá de nuevas actividades, cuidados distintos y quizá la posibilidad de que desarrolle alguna enfermedad incremente, dada su longevidad.

Esta etapa es algo inevitable, por lo que es importante no esperar hasta que llegue ese momento para comenzar a realizar algunas acciones en beneficio de su salud y así contribuir a que su vejez sea plena y tanto dueño como el perro o gato puedan compartir momentos especiales, sin que la edad sea un obstáculo para pasarla bien.

Según el médico en Veterinaria y Zootecnia, Gonzalo Caballero, un perro de talla chica (de 4 a 10 kilogramos) tiene un tiempo estimado de vida de 20 años, el cual ya es considerado adulto a partir de los 8 años de edad, mientras que un gato puede vivir hasta 12 años, comenzando su etapa de adulto desde los 10 años cumplidos.

Por una vejez plena de la mascota

Así como las personas realizan distintas actividades para mantenerse saludables y tener una vejez tranquila, sin afectaciones a la salud importantes, lo mismo sucede con las mascotas.

Para que un perro o gato llegue a esta etapa lo más pleno posible, el dueño puede encargarse de realizar las siguientes acciones.

  • Proveer una adecuada alimentación que se adapte a las necesidades específicas de cada animal, acorde a su etapa de vida, actividad física, raza, tamaño, entre otros factores a considerar.
  • Buscar actividades físicas que lo mantengan activo y sano física y mentalmente.
  • Convivir con el perro o gato, sin abrumarlo.
  • Llevarlo con el veterinario de manera periódica, no solo hasta que se enferme.
  • Buscar un espacio cómodo para garantizarle un buen descanso.
  • Si presenta alguna enfermedad, acudir con el veterinario a tiempo.