La salud de los perros, gatos y otros animales, tal como sucede con los seres humanos, está determinada por diversos factores, entre ellos la actividad física y alimentación.

Es común que cuando una mascota pide insistentemente su comida, éste se valga de ladridos, aullidos o se muestre servicial, todo con el objetivo de conseguir una ración más. Sin embargo, ceder ante dicho comportamiento no siempre es conveniente no solo por el hábito que se puede crear en el perro o gato, sino también porque una cantidad excesiva de croquetas y otros alimentos puede vulnerar su salud.

El veterinario egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Armin Frehoff, y experto colaborador de Royal Canin menciona que el 56 por ciento de los perros y un 60 por ciento de los gatos en México padecen sobrepeso.

El también experto en temas de obesidad mencionó que esta situación no debe ser minimizada, ya que no atender a tiempo este problema puede perjudicar seriamente la buena salud de las mascotas, entre los que destacan deficiencias articulares, males cardiacos y respiratorios, además de enfermedades del tracto urinario.

El hecho de que más gatos y perros ahora tiendan a ganar peso está relacionado con una cantidad mayor de alimento, así como por la poca actividad física, ya que la mayoría de los dueños suele consentirlos o no disponen de tiempo para salir con ellos a dar paseos.

Haz que tu mascota no gane peso con estos tips

Aun cuando un perro o gato insista en recibir doble ración de comida, es importante que los dueños no les den más del que necesitan, así como identificar el tipo de alimento más conveniente para la mascota y que ayude a mantener su peso en óptimas condiciones.

Para evitar que tenga un problema de obesidad, se sugiere lo siguiente:

  • Crear una rutina de alimentación que otorgue la ración correcta, considerando raza, tamaño, estilo de vida, entre otros factores.
  • No tener las sobras de comida como opción nutricional.
  • Combinar la nutrición habitual con premios bajos en grasas y calorías.
  • Fomentar una rutina de ejercicios que ayudará a no solo evitar la obesidad, sino también a que el animal gane fuerza, resistencia y una mejor condición física.
  • Procurar jugar con la mascota, para también evitar el estrés y ansiedad, además de un padecimiento físico.
  • Demostrar el afecto que se le tiene a través de caricias y un buen trato.
  • Llevarlo a consulta médica de manera regular para que se conozca el estado de salud de la mascota y para que el experto sugiera la comida y ejercicios que requiere.