Un niño que tiene su primera experiencia con el cuidado de una mascota es común que desee pasar una gran cantidad de tiempo a su lado. Sin embargo, ¿pueden existir riesgos para la salud de tu hijo? Aquí te decimos.

En anteriores post hemos hablado de los beneficios de considerar a las mascotas nuestros mejores amigos. Entre los principales beneficios se encuentran: hacer ejercicio de manera activa, compañía en momentos difíciles, así como una excelente compañía.Sin embargo, es importante hablar de las desventajas que puede ocasionar dormir con perros, especialmente para los niños. 

Los perros son fuente de apoyo, cariño y seguridad. No obstante, retirarlo de la cama no debe convertirse en una acción para alejarse de él. Al contrario, de esta manera ambos dormirán de forma más confortable.

Los inconvenientes que tienen los niños de dormir en cama acompañado por un perro pueden ser: contraer alergias, acumular bacterias o insectos y, principalmente, la razón número uno para no dormir con perros, es porque su ciclo de sueño es distinto, por lo que el perro puede despertarse de noche para ladrar o querer jugar, mientras que el niño necesita descansar.

Te recomendamos: 3 razones para considerar como mejor amigo a tu perro.

Por eso, para que tu perro duerma en su cama, es importante hacerlo desde que es pequeño. Si no fue así, a través de un adiestramiento puedes lograrlo. Primero hay que proporcionarle un lugar o una cama ideal para que tu mascota descanse cómodamente. Procura que su tamaño se ajuste a su cama; posteriormente, para adiestrar a tu mascota, necesitarás mucha paciencia, pero puedes utilizar pequeñas golosinas para incentivarlo. La clave es colocar un premio al perro encima de su cama, luego pedirle que se tumbe en ese lugar y, finalmente, felicitarlo con el premio. De esta manera asociará ese comportamiento y adquirirá la práctica de dormir en su cama.