La llegada de una nueva mascota siempre es una de las experiencias más emocionantes que una persona puede tener. Cuando se tiene hijos pequeños es probable que un nuevo integrante causa curiosidad al pequeño, sin embargo, muchas veces llegan a tener una fuerte conexión que puede llegar a durar toda una vida. 

Los gatitos son esas  criaturas que amas o odias. Aunque existe un alto número de personas que no les gustas los gatos, también están aquellos que los aman más que otra mascota. Los gastos son mascotas que se adaptan fácilmente a cualquier entorno, on importa que no tengan los máximos accesorios para vivir. Basta con un lugar lo bastante silencioso para que puedan tener un momento agradable.

Su compañía es una de las más relajantes que se pueden encontrar. El nivel de energía de los gatos no es tan alto como, por ejemplo, los perros que a pesar de ser unos cachorros cuentan con una energía enorme, lo que les permite ser muy juguetones.

Pero el cuidado de un gatito recién nacido es un mundo diferente. Primero, porque hay que asegurarse que el lugar donde se mantendrá su cuidado es seguro, ya que durante sus primeros días de vida no tiene la energía suficiente para mantenerse por mí mismo.

Te recomendamos: Conoce los cuidados básicos de un hamster.

Según expertos, lo importante es mantener al gatito alejado de cualquier zona que represente un riesgo para su físico. Su lugar donde duerma es necesario que no tenga ningún obstáculo como cuerdas u objetos que puedan caer. La comida también es crucial para mantener con una salud optima al gatito durante sus primeros días. 

Puedes acompañar al gatito durante sus exploraciones, con la finalidad de que no caiga en lugares que representen peligro. Si es posible, limita sus movimientos con materiales que obliguen al gatito a no moverse más allá de esos límites.