Las mascotas que pueden tener las personas pueden ser muy variadas y pueden ir desde los clásicos perros y gatos hasta algo menos convencional como un lechón. Precisamente esta última criatura entra dentro de la conoce como animales de traspatio, los cuales suelen ser considerablemente frecuentes en zonas rurales, pero que también se pueden llegar a encontrar en algunas partes de las ciudades. ¿Qué otros pertenecen a esta categoría? ¿Cuáles son los cuidados que debemos de tener presente al tener uno de ellos? Precisamente en las siguientes líneas abordaremos algunos de los puntos más importantes de este tema.

Como su nombre lo dice, los animales de traspatio se refiere a las criaturas que, por lo regular, viven en la parte trasera de una casa y que pueden ser criados ya sea como mascotas o incluso pueden ser utilizados para otros fines.

Como ya mencionamos, los cerdos son animales de traspatio, pero también lo son criaturas como las gallinas, los conejos y los patos.

Como se puede entender, los animales de traspatio abarca una gran variedad de seres vivos de distintos tipos de esto mismo se deduce que no existe una dieta única para este tipo de criaturas, sino que será diferente para la variante que se tenga. Por ejemplo, mientras que los conejos pueden comer avena y verdura fresca, las gallinas pueden alimentarse de granos. En este caso, es mejor recurrir a un acuerdo especialista para que nos oriente cual es la dieta indicada para que las mascotas crezcan fuertes y sanas.

En lo que respecta al espacio en el que se ubicarán a estos animales, también variará considerablemente en función del tipo que se tenga. No es lo mismo el espacio que ocupará un puerco que un conejo. Sea cual fuere el caso, se recomienda tener un lugar amplio, por lo que es mejor no criarlos en sitios como departamentos.