Luego de los primeros meses de la primavera, la temporada de lluvia comienza a manifestarse desde el mes de mayo; y aunque han sido pocas las ocasiones que en México ha llovido, la humedad generada puede bastar para que las mascotas reaccionen ante dicho ambiente.

Al igual que sucede con los humanos, los perros también pueden verse afectados por dicha temporada, aun cuando tengan condiciones óptimas en casa, ya que ante el exceso de humedad que se presenta es probable que se generen bacterias y hongos que atenten contra su salud.

Te sugerimos: Estos son 6 consejos para que tu perro llegue sano a la tercera edad.

Si bien es cierto que ciertas razas como el xoloitzcuintle o shar pei muestran alteraciones en la piel ante un nivel alto de lluvia, no son los únicos perros que pueden estar siendo afectados por esta condición climática.

¿Cómo saber si la lluvia perjudica a mi mascota?

Gonzalo Caballero, especialista en Medicina Veterinaria y Zootecnia y asesor técnico para la Comunicación Científica de Royal Canin, mencionó que entre la sintomatología que puede dar indicios de una reacción alérgica a la lluvia, destacan las siguientes reacciones:

  • Cuando un perro se rasca más de lo habitual, especialmente en las orejas y zonas cercanas a su oídos.
  • Si muerde sus patas o las lame más de lo normal.
  • Cuando su piel se enrojece sin razón aparente.
  • Aparición de erupciones en su piel.
  • Se presenta una caída de pelo excesiva que no corresponde con su renovación de pelo natural.

El especialista compartió que ante estos síntomas, lo ideal es llevar a la mascota con un veterinario para que haga las revisiones pertinentes y ofrezca un diagnóstico certero sobre lo que padece y recomendar el tratamiento más adecuado.

No obstante, para evitar que el perro sea afectado por la lluvia, es importante que se le ubique en lugares secos y estar pendiente de algún cambio en su piel y comportamiento.