Uno de los momentos más emocionantes que se pueden experimentar son durante los viajes. Sin duda, el tiempo de desplazamiento genera grandes emociones. No sólo por la idea de llegar al destino elegido, sino porque a través del camino surgen situaciones que pueden convertirse, incluso, en los mejores momentos del viaje.

Viajar con una mascota ya se trate de un perro, un gato o reptil, supone tener en cuanta varios detalles para no hacer pasar un mal momento a la mascota y, sobre todo, no poner en riesgo su seguridad. 

Pero si hablamos que tu viaje lo compartirás con un perro, es necesario que tomes en cuenta estos consejos para preparar mentalmente a tu mascota para que ambos disfruten del camino. 

Si vas a salir y tienes pensado llevar a tu mascota, es necesario que unos meses antes entrenes a tu perro. Especialistas señalan que lo importante es que el perro sea sociable, es decir, que esté acostumbrado a lo que va a encontrar; no solo personas, sino ruidos, lugares, transportes, etc. Situaciones que podrían sacar de balance a tu perro y hacerlo perder el control. La mejor manera de lograr que se adapte a estas situaciones es exponer a tu mascota el mayor tiempo posible a todo tipo de situaciones para que progresivamente se vaya acostumbrando. 

Te recomendamos: Cuidados básicos para tu perro.

Es crucial que tu mascota adquiera una mayor seguridad a la hora de su subir a tu automóvil; recuerda que cada perro cuenta con un carácter especial, el cual debes tomar en cuenta, para gestionar en dado caso las posibles situaciones que generen estrés en tu mascota. 

En un primer intento, lleva a tu mascota a lugares cercanos para que conozcas sus reacciones, y poco a poco adecues su entorno para que el viaje que tienes en mente sea una de las mejores experiencias junto a tu mascota.