Una forma de demostrar cariño hacia una mascota es cuidando su salud, por ello es importante que cada dueño se perros estén pendientes de lo que sucede con su mascota a fin de identificar algún problema físico.

Cuando se lleva al animal con un veterinario, es común que se haga debido a lesiones, esterilizaciones o algún padecimiento visible que tiene sintomatología fácil de identificar. Sin embargo, los caninos pueden desarrollar ciertas afecciones que, aunque no son tan evidentes, sí pueden derivar en problemas importantes para la salud y bienestar de los perros.

Tal es el caso del sarro, el cual es ocasionado por un exceso o acumulación de alimento ubicado entre dientes y encías, el cual además de ocasionar mal aliento en la mascota, también puede provocar caries, inflamación de encías e incluso hasta pérdida de piezas dentales, sin dejar de mencionar la dificultad para comer debido al dolor e inflamación.

Para evitar la generación de sarro y mantener en buen estado la salud del perro, se sugiere que desde los primeros 4 meses de edad se comience con un cepillado diario. Es importante que cada sesión de cepillado se realice con un dentífrico especial para caninos, ya que sin se usa pasta dental para seres humanos se puede afectar la salud bucal de las mascotas.

Te puede interesar: ¿Crees que tu perro padece osteoartritis? Pon atención a estos síntomas.

La alimentación es también otro factor clave para contrarrestar la aparición de sarro, por lo que se debe ofrecer comida de calidad, y si se le da alimento húmedo, es conveniente que se combine con seco ya que este ayuda a reducir la disposición de materia orgánica sobre los dientes.

En caso de que se tenga la idea de que el perro ya ha desarrollado sarro, se recomienda acudir con un veterinario para que corrobore el diagnóstico y sugiera el tratamiento más adecuado para la mascota.3

DEJA UNA RESPUESTA

Ingresa tu comentario
Por favor ingresa tu nombre