Es posible que una de las metas en común de todos sea el tener una pecera. Los peces son la excusa perfecta para iniciar una conversación entorno a su nutrición y las mejores formas de cuidarlos. Pero –si ya tienes experiencia en esto– debes saber que el nivel de dificultad es más alto de lo esperado.

Los estudios revelan que la posesión de una mascota, por ejemplo, un pez, genera actitudes positivas. El cuidado de una mascota activa el sentido de protección y buscamos en todo momento asistir a “nuestro mejor amigo” para que no se vea afectado una mala alimentación, estrés o higiene, entre otros.

Los peces son una fuente inagotable de una sensación de relajación. A diferencia de otras mascotas, un pez necesita una pecera, arena, un filtro, plantas, calentador y (si lo deseas) adornos para hacer más agradable la estancia de tu mascota.

Te recomendamos: Consejos para cuidar los dientes de tu perro.

En este sentido, el cuidado de la pecera no requiere un arduo trabajo. Sólo requiere un poco de tu tiempo para detectar si el agua del tanque está en perfectas condiciones. Una buena higiene permitirá que tu pez no adquiera una infección. Además de que este recipiente mantenga una estética agradable y tus visitas queden maravilladas de lo espectacular que luce tu pecera. 

A continuación, te damos tips importantes para el cuidado de tu tanque.

  • Revisa que el agua de la pecera mantenga un buena higiene. Especialistas señalan que el cambio de agua debe realizarse al menos una vez al mes. Si el agua está en mal estado, retírala y reemplázala por agua fresca y limpia.
  • Detecta a tiempo el crecimiento excesivo de algas. La aparición de este organismo indica que tu tanque requiere de una limpieza a fondo. 
  • También revisa que el filtro de agua se mantenga limpio. En suma, si la decoración tiene residuos o desechos acumulados, es momento de retirarlos y realizarles una mantenimiento.