Así es como los perros interpretan las emociones de sus dueños

Con solo escuchar el tono de voz de un individuo, un canino puede saber si tiene o no malas intenciones.

28

Los mejores amigos del hombre, así son mundialmente conocidos los perros, una de las mascotas favoritas de las personas alrededor del mundo.

Estos animales, además de ser acompañantes ideales y tener actualmente una relevancia tal que se les considera miembros de una familia, también son seres especiales debido a que son capaces de interpretar emociones, de acuerdo con investigaciones científicas.

Al tener esta facultad les es posible saber cuando una persona se acerca con malas intenciones, esto con solo percibir el tono de su voz, el leguaje corporal que muestra y su comportamiento.

De acuerdo con el doctor Alberto Tejeda Perea, del Hospital Veterinario de Especialidades en Fauna Silvestre y Etología Clínica de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia (FMVZ) de la UNAM, al ser animales domesticados y sociables, suelen establecer una conexión con sus dueños que les permite distinguir ciertos comportamientos en la gente, por lo que reaccionan de determinada forma ante los individuos.

Según el especialista, estudios etológicos muestran que si los perros reciben muestras de afecto, no las olvidarán, así pase un largo tiempo, al igual que cuando una persona los ha tratado mal.

Similar a lo que sucede con los humanos, un perro también genera ansiedad, estado que lo mantendrá irritado, con miedo y con un nivel de agresividad mayor, situación que no solo se manifiesta en sus acciones sino también físicamente, pues se podrían manifestar alergias o problemas dermatológicos, así como estados de alerta prolongados.

Te sugerimos: ¿Qué efectos negativos tiene tratar a un perro como ser humano?

Es importante que si se tiene un perro en casa o se tiene pensado adoptar o comprar, primero se consideren ciertos factores como espacio, tiempo, presupuesto, cuidados, miembros de la familia, entre otros que realmente hagan válida su tenencia, pues de lo contrario se perjudicará a la mascota y, en el peor de los casos, provocará su abandono.