La adopción de un perro o gato representa un momento por demás emotivo para el nuevo dueño, ya que a partir de ese instante se da inicio a un vínculo estrecho con la mascota, quien será un acompañante e integrante más de su familia.

Como se ha visto en los últimos años, en México la tenencia de animales domésticos ha ido a la alza, esto motivado por los nuevos estilos de vida de las personas, así como por cuestiones culturales e ideológicas.

No obstante, no todas las personas en el país tienen la posibilidad de adoptar un perro o gato; mientras el nivel de abandono de mascotas sigue en aumento, pese a las distintas campañas que promueven la tenencia responsable de mascotas.

Te puede interesar: ¿Cómo elegir al cuidador más conveniente para tu mascota?

Datos de la organización civil Defensoría Animal, en 2018 se estimaron alrededor de 500,000 perros y gatos abandonados al año en la República Mexicana, situación que se convierte en un problema ante la sobrepoblación de animales.

Adopción responsable, ¿cómo saber si estoy listo?

Aun cuando la adopción es una manera óptima para que la sobrepoblación de perros y gatos disminuya, es importante que antes de acudir a un refugio, cada persona analice su situación actual, de manera que su modo de vida, lejos de beneficiar a la mascota, la perjudique ante una falta de atención.

Para saber con mayor seguridad si se está apto para iniciar un proceso de adopción, se sugieren las siguientes cosas a considerar:

  • Analiza a detalle porqué quieres unas mascota, tomando en cuenta que puede estar contigo hasta un promedio de 15 años.
  • Considera tus tiempos, ya que una mascota necesita de tiempo de calidad para jugar, salir a dar un paseo, ser atendido cuando está enfermo, entre otras cosas.
  • Destina un presupuesto fijo para vacunas, posibles visitas al veterinario, ya sean de rutina o por enfermedad, así como para el alimento que requiere.
  • Realiza un calendario de actividades para llevar un orden sobre lo que debes hacer con el perro o gato.
  • Alista la casa y espacio donde pasará más tiempo la mascota, a fin de ofrecerle una estadía confortable.